Jeep Renegade, primer contacto desde los EE.UU.
5/2/2015 Pruebas de manejo

Jeep Renegade, primer contacto desde los EE.UU.

Manejamos al más pequeño de la gama, que también es el más interesante.

Estamos San José, California, en los Estados Unidos. La firma norteamericana Jeep está viviendo un momento inmejorable, cerró el ejercicio 2014 con ventas superiores al millón de unidades a nivel global, hito histórico que innegablemente la convierte en la marca consentida del Grupo FCA.

Sin embargo, parece que los buenos tiempos apenas están empezando, ya que el producto que podría traer éxito y gloria insospechados es precisamente este nuevo Jeep Renegade.

Para empezar, hay que aclarar que el proceso de concepción y manufactura fue bastante atípico para un Jeep. El Renegade emplea una nueva plataforma denominada Small-Wide Architecture que fue desarrollada conjuntamente entre los ingenieros de Chrysler y de FIAT, mientras que el diseño corrió a cargo de un equipo multidisciplinario conformado por personas de distintas partes del mundo en donde se vertió todo el expertise de los diferentes mercados para garantizar que este Renegade resulte atractivo a los gustos de los consumidores ya sea de Europa, Asia o América.

Es fabricado en Melfi, Italia, en una nueva planta de donde también saldrá el FIAT 500X con el que comparte plataforma.

Es también el primer exponente de Jeep en el segmento B, ese que en los últimos años se ha inundado con nuevas propuestas de SUVs como Chevrolet Trax, Nissan Juke, Ford Ecosport, etc. Y que seguirá creciendo a pasos agigantados gracias a la incorporación de otros jugadores como la Honda HR-V.

Teniendo en cuenta lo anterior, el Jeep Renegade se ubicaría como el nuevo exponente de acceso a la marca por debajo de Compass y Patriot, que a su vez se posicionan en un segmento inferior con respecto de las nuevas Cherokee y Grand Cherokee. Sin embargo debido a que los ingenieros de Jeep se sirvieron con la cuchara grande y dotaron al Renegade de un sinfín de gadgets, componentes de última generación, equipamiento de seguridad, así como materiales y diseño superiores, cuando llegue al mercado en algún momento del segundo semestre del año seguramente será más costosa que las Patriot y Compass, al igual que con respecto del resto de su categoría.

 

Diseño

Por un lado, Jeep cuenta con su vaca sagrada e icónico, el Wrangler, que ostenta formas cuadradas y rudas, mientras que en el otro extremo encontramos a la Grand Cherokee que opta por un diseño más fluido y armónico. El Renegade ha tomado más como inspiración al primero, heredando así un aspecto cuadrado.

La parrilla de siete ranuras está flanqueada por unas ópticas que para ser completamente redondas, han tenido que enviar las luces de giro a unidades separadas. Los guardabarros, capó y demás, hasta el portón trasero siguen ese patrón de formas cuadradas y ángulos bien marcados. En la parte posterior encontramos unas ópticas rodeadas de un plástico negro que evocan a las luces posteriores que sobresalían de la carrocería en los primeros Jeeps. Asimismo, en el interior de la óptica trasera podemos ver un patrón que asemeja a una X y que encontraremos en algunos otros elementos del vehículo como los paneles removibles del techo, porta vasos de la consola central, etc. Este patrón se inspira en esos depósitos de metal que cargaban los Jeeps de antaño en la parte posterior.

El interior cuenta con innumerables detalles, según el responsable de Chrysler para diseño de interiores permitieron que los diseñadores dieran rienda suelta a su creatividad para conseguir una propuesta muy fresca y divertida. Encontramos el mismo patrón de formas cuadradas del exterior en donde destacan los marcos que rodean a distintos elementos como salidas de aire, pantalla de info-entretenimiento y parlantes.

Adicionalmente tenemos un motón de Easter Eggs (huevos de pascua) que son pequeños elementos que los diseñadores han dejado regados por el vehículo que le dan un toque irreverente al Renegade y revelan una obsesiva atención al detalle, al tiempo que resultan sumamente atractivos para los entusiastas. Podemos encontrar desde una pequeña araña, o un Willys, hasta el emblema de las ópticas y las barras verticales ubicados en bastantes lugares.

 

Características técnicas y mecánicas

En EE.UU., el Renegade puede venir con dos motores: un 1.4 litros Multiair turbo de 160 CV y 249 Nm de torque asociado a una transmisión manual de seis velocidades o un 2.4 litros Tigershark de 180 CV y 236 Nm que se acopla a una transmisión automática de nueve velocidades. En el mercado argentino, es más probable que el Renegade made in Brasil cuente con dos motorizaciones: la 1.8 E.torQ 16V que entrega 130 CV como la utilizada en el FIAT Línea y un 2.0 Multijet (turbodiésel) de 140 caballos. El primer impulsor estará asociado a cajas manual de 5 o automática de 6 relaciones y tracción delantera, mientras que el segundo irá acoplado a la nueva transmisión automática de 9 cambios y tracción integral. Esteº sistema de tracción puede ser a las ruedas frontales o con un sistema 4x4, que en condiciones normales funciona como tracción delantera pero que envía torque al eje posterior cuando se requiere. Dicho sistema cuenta con cuatro modos de funcionamiento: Auto, Snow, Sand y Mud para salir avante cuando circulamos por caminos con poca adherencia.

Sin embargo, hay que recordar que el Renegade es un Jeep y por lo tanto está obligado a ofrecer la mejor performance off-road de su segmento. El encargado de cumplir esa premisa es el Trailhawk y la realidad es que excede cualquier expectativa que hubiéramos tenido. Esta variante cuenta con elementos exclusivos que van desde paragolpes modificados para mejorar los ángulos de ataque y salida, suspensión más elevada, neumáticos especiales para 4x4 Goodyear Wrangler, protecciones inferiores en componentes importantes como cárter o transmisión, control de descenso de pendientes y también un modo de funcionamiento adicional denominado “Rocks” que cuenta con una relación de 20:1 para sortear básicamente cualquier obstáculo.

Por lo que hace al equipamiento de seguridad, el Renegade ofrece todo lo necesario como: siete airbags, ABS, ESP, cámara de reversa, así como algunas características exclusivas no habituales en la categoría como alerta de colisiones, asistente de cambio de carril, detector de presencia en punto ciego y alerta de tráfico cruzado.

 

Confort

Por lo que hace al equipamiento de confort encontramos todo lo necesario, aunque algunos elementos varían dependiendo de la versión: El sistema UConnect con pantalla táctil que engloba las funciones del equipo de audio, navegador, etc, está presente. Asimismo, ofrece un techo panorámico doble desmontable para ofrecer una experiencia de manejo a cielo abierto y que puede también funcionar como techo corredizo eléctrico tradicional, aire acondicionado bizona, puerto USB, pantalla a color en el tablero de instrumentos que entrega información relativa a la computadora de viaje, el modo de manejo Off-Road que estamos utilizando, etc. Evidentemente, otros elementos ya obligados como cristales y espejos eléctricos o mandos en el volante también están presentes.

 

Manejo

La ruta de manejo incluyó una buena cantidad de kilómetros en autopista, caminos secundarios, trazados en montaña, (con bastantes curvas) así como una parte de off-road. La versión probada fue la 2.4 litros con transmisión de nueve velocidades.

Lo primero que se destaca es la excelente calidad de ensamble que tiene el Renegade, es notable la ausencia de ruidos y rechinidos aún cuando se conduce fuera del camino. Este punto es todavía más importante cuando consideramos que cuenta con esos paneles desmontables del techo que son de plástico.

La transmisión automática en esta ocasión funciona muy bien, encuentra rápidamente la relación que aproveche de mejor manera el par del motor y efectúa los cambios con mucha suavidad. Lo anterior se manifiesta en el carácter alegre que es capaz de mostrar el Renegade cuando lo exigimos un poco.

Pese a que las formas exteriores son bastante cuadradas, el ruido del viento o rodamiento no se filtra demasiado, lo que se traduce en trayectos más cómodos.

La puesta a punto de la suspensión es algo firme, por lo que en caminos sinuosos la carrocería no rola mucho, aún cuando la altura con respecto del piso es grande.

Por lo que hace a las capacidades 4x4, hay que decir que el Renegade excede cualquier expectativa que hubiéramos tenido para un SUV de este tamaño, los ingenieros manifestaron que uno de los requisitos al iniciar el programa de desarrollo de este vehículo fue que contara con capacidades off-road líderes en su segmento y lo han conseguido. No hay un competidor de esta categoría que se acerque siquiera a lo que este pequeño Jeep es capaz de hacer. Sorprende además la facilidad con la que consigue avanzar por caminos bastante inhóspitos, nuevamente presumiendo una rigidez estructural envidiable.
 

Conclusión

El Jeep Renegade es desde ya el SUV del segmento B más atractivo, es superior a cualquier rival ya sea en cuanto a diseño, tecnología o experiencia al conductor. Sin embargo es importante aclarar que se ubicará en un rango de precios muy por arriba de sus competidores naturales, incluso invadiendo el rango del segmento C, que dominan la Honda CR-V y la Nissan X-Trail. En los Estados Unidos iniciará sus ventas entre la última semana de este mes y la primera del que viene, con precios que van desde los USD 17.995 hasta los USD 25.995, sin incluir el cargo de envío.

Cabe recordar que la versión que llegará a nuestro mercado estará fabricada en Brasil, por lo que el precio puede ser algo menor y la calidad... quién sabe. Esperaremos a probarla.

Galería Jeep Renegade, primer contacto

Jeep Renegade 2015, primer contacto

1 de 34

¿Qué opinas? Cuéntanos