Lanzamientos

Mercedes-Benz Clase E Cabrio 2010: el cielo es el límite

Iniciará su venta mundial el próximo 11 de enero.

Mercedes-Benz Clase E Cabrio 2010: el cielo es el límite

Mediante el lanzamiento del nuevo Cabrio, Mercedes-Benz completa la exitosa familia de modelos de la Clase E con una versión especialmente atractiva y sugestiva. El modelo descapotable de dos puertas, que saldrá a la venta el 11 de enero de 2010, encarna con su capota clásica de lona el concepto más auténtico de cabrio. En la vista lateral, el nuevo modelo fascina por sus proporciones claras y una silueta diáfana de descapotable.

Como corresponde al lema "cuatro estaciones, cuatro personas", la idoneidad del vehículo para el uso durante todo el año ocupaba el primer puesto en el pliego de condiciones de los responsables de su desarrollo. La capota puede abrirse y cerrarse de forma completamente automática en sólo 20 segundos: incluso durante la marcha, hasta una velocidad máxima de 40 km/h. El techo de lona del cabrio se conserva plegado en un alojamiento situado detrás de la pared trasera.

Si se desea manejar con el techo cerrado, es posible desplazar el estor -cortina fina- hacia atrás y aumentar así la capacidad del baúl en 90 litros adicionales, hasta un total de 390. El acceso al habitáculo desde el baúl forma parte del equipamiento de serie del nuevo cabrio, al igual que un sistema de acceso de confort para los ocupantes de las plazas traseras, denominado por los especialistas "easy-entry".

Los nuevos motores diésel y nafteros con inyección directa conjugan eficiencia con un desarrollo excelente de la potencia. El bajo consumo no se debe solamente a los nuevos motores, sino también a un largo elenco de medidas prácticas que ayudan a ahorrar combustible.

Entre ellas se cuentan, por ejemplo, la regulación variable de la bomba de la servodirección y de la bomba de combustible en función de la demanda, el uso de neumáticos con baja resistencia al rodado y la regulación de la potencia del generador con arreglo a la situación y la tensión de a bordo, así como, un aspecto decisivo, el perfeccionamiento aerodinámico. Una cota cx de 0,28 supone el liderazgo en su segmento y no desdice en absoluto de la historia de éxitos de la familia de la Clase E en el campo de la aerodinámica.

Mercedes-Benz presentó en el año 1989 como novedad mundial el paravientos, incorporado por primera vez en la serie SL. En 2004, la marca con la estrella introdujo la calefacción integrada en los apoyacabezas Airscarf®, que aumenta el confort al circular a cielo abierto. Ahora llega el turno a la siguiente primicia mundial: el paravientos automático Aircap® se extiende pulsando un botón y reduce claramente las turbulencias de aire en el habitáculo del nuevo Mercedes-Benz Clase E Cabrio.

Los ingenieros de Mercedes han perfeccionado este exclusivo equipo para incorporarlo en la Clase E Cabrio: en el nuevo modelo, el difusor de aire no sólo se desplaza al variar la altura del reposacabezas, sino que puede bascularse en una gama de 36 grados hacia arriba y hacia abajo con ayuda de una rueda de ajuste. Con ello, el conductor y el acompañante pueden disfrutar de las ventajas de la singular calefacción para la nuca con independencia de su estatura.

Gracias a la capota insonorizante incorporada de serie, el interior del Clase E Cabrio con la capota cerrada es uno de los habitáculos más silenciosos en el segmento de los cabrios de lujo con cuatro plazas y capota de lona. El aislamiento acústico de alta calidad de la capota reduce claramente el nivel de ruidos en el interior del vehículo en comparación con una capota de lona convencional.

El nuevo material absorbe mejor los ruidos exteriores originados por otros vehículos y el ruido del viento. En la práctica, la diferencia se aprecia a partir de unos 80 km/h: por ejemplo, al entrar en un túnel o al adelantar a una caravana de camiones.

A velocidades más altas se aprecian mejor todavía las ventajas de la capota insonorizante: con su ayuda, y al menos desde el punto de vista acústico, es posible hablar por teléfono a más de 200 km/h haciendo uso de la función manos libres.

El nuevo cabrio cuenta con varias de innovaciones en el campo de la seguridad, tal como se espera de Mercedes. Entre las particularidades del descapotable de dos puertas hay que mencionar los arcos protectores, los montantes delanteros reforzados con dos tubos adicionales y los montantes centrales integrados en la estructura de los faldones laterales. El nuevo cabrio es el primer Mercedes sin techo fijo equipado con airbags de cabeza.

El sistema de protección para vuelco consta de dos robustos arcos de 35 milímetros de diámetro, instalados en módulos situados en los reposacabezas, detrás de los respaldos traseros. Un sensor de cono de vuelco detecta movimientos de derrapaje extremos o aceleraciones elevadas a consecuencia de un impacto que pudieran comportar peligro de vuelco. Si este sensor envía la señal correspondiente, se liberan los resortes de compresión pretensados por vía pirotécnica y, por tanto, de forma especialmente rápida.

Los dos arcos protectores se extienden en los reposacabezas traseros, alcanzan su posición más alta en fracciones de segundo, y quedan automáticamente enclavados. En combinación con los robustos montantes delanteros, reforzados con dos tubos de acero de alta resistencia a cada lado, los arcos protectores de acero constituyen una protección efectiva en caso de vuelco.

Los montantes centrales están integrados a prueba de impacto en la estructura de la carrocería básica. Para ello, se introducen en los faldones laterales a ambos lados. Los montantes centrales se apoyan en su lado interior sobre el travesaño de los asientos traseros por medio de una zapata de acero de muy alta resistencia.

Con siete airbags de serie, pretensores de cinturón y limitadores de tensión en todas las plazas, así como reposacabezas activos para el conductor y el acompañante, el nuevo Clase E Cabrio ofrece el equipamiento de seguridad más completo en esta categoría de vehículos.

El conjunto de bolsas de aire que pueden inflarse en milisegundos en caso de accidente incluye airbags frontales y laterales para el conductor y el acompañante, un airbag de rodillas para el conductor y, por primera vez en un cabrio de Mercedes, airbags de cabeza.

Estos últimos están alojados en el revestimiento de las puertas, a la altura de la línea de cintura. Gracias a su amplia cobertura -una vez extendidos, los airbags cubren una superficie de unos 0,7 x 0,5 metros y alcanzan un volumen de 17 litros-, pueden proteger con efectividad a los ocupantes, tanto de pequeña como de gran estatura.

El sistema de protección lateral formado por airbag de cabeza y airbag lateral está armonizado con precisión para optimizar la acción de protección para las distintas partes del cuerpo. Como opción se ofrecen también airbags laterales para las plazas traseras.

Entre los ejemplares detalles de seguridad de la Clase E Cabrio hay que mencionar también el sistema de alerta por cansancio Attention Assist, el sistema preventivo de protección de los ocupantes pre-safe®, la moderna técnica de alumbrado del Intelligent Light System, y el capó activo para protección de peat.

Cuentanos que opinas