Autos clásicos

De tractores a superautos, la vida de Ferruccio Lamborghini

Este personaje entra en el Salón de la Fama del Automóvil.

De tractores a superautos, la vida de Ferruccio Lamborghini

Como cada año, los principales ejecutivos automotrices se reunieron en Detroit para celebrar la introducción al Salón de la Fama Automotriz de un grupo diverso de pioneros de la industria y de movilidad de en todo el mundo, incluido el legendario Ferruccio Lamborghini.

En su llegada al Salón de la Fama Automotriz, se instaló una placa de mármol grabada con la firma de Ferruccio Lamborghini en el Salón de Honor, donde los visitantes celebran a los hombres y mujeres cuyas innovaciones automotrices han cambiado el mundo y revolucionado nuestra forma de vida.

Ferruccio Lamborghini no solo jugó un papel decisivo en el establecimiento de Automobili Lamborghini en 1963, sino que su incansable deseo de mejorar e innovar siempre dio como resultado la creación de dos de los modelos más icónicos en la historia del automóvil: el Miura y el Countach.

Además, Ferruccio Lamborghini siempre fue reconocido por su audacia, alimentada por la creencia de que se podía lograr lo inesperado esforzándose siempre por ser mejor. Su espíritu emprendedor y pionero es el núcleo del ADN de la marca en la actualidad.

“En el pasado he comprado algunos de los autos de gran turismo más famosos y en cada una de estas magníficas máquinas he encontrado algunas fallas. Demasiado caliente, o incómodo, o no lo suficientemente rápido o no perfectamente terminado. Ahora quiero hacer un auto GT sin fallas. No es una bomba técnica. Muy normal, muy convencional, pero un auto perfecto”. Ferruccio Lamborghini (1963).

En 1958, el constructor de tractores Ferruccio Lamborghini finalmente ganó suficiente dinero para comprar su propio Ferrari 250GT. Para consternación de Lamborghini, el Ferrari tenía un embrague defectuoso, lo que lo obligó a llevarlo al taller varias veces por el mismo problema. Cuando hizo que sus propios empleados revisaran el Ferrari, encontraron las mismas piezas que usaban en sus tractores.

Fue así que Lamborghini prometió en ese momento que, si alguien iba a comprar un automóvil deportivo italiano, sería el pináculo absoluto del rendimiento, la ingeniería y la belleza estética. Un año después, fundó Automobili Ferruccio Lamborghini SpA para fabricar dichos vehículos. 

Ferruccio Lamborghini, el mayor de cinco hermanos, nació en Renazzo, Italia en 1916. Al crecer en la granja de su familia en la provincia de Ferrara, encontró su nicho en el taller de la propiedad, jugando con herramientas y máquinas. Dejó la escuela primaria para asistir a Fratelli Taddia, un instituto técnico cerca de Bolonia, y después de recibir su licencia en 1934, fue contratado en Cavalier Righi, una fábrica encargada de producir vehículos militares.

Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial en Italia, la Royal Airforce italiana reclutó a Lamborghini, un mecánico experimentado, y lo envió a Rodas, Grecia. Fue destinado a la Quincuagésima Flota de Motores de Maniobra Mixta. Esta flota se encargaba del mantenimiento y reparación de los vehículos del ejército italiano en la isla, incluidos tractores y camiones diésel utilizados para remolcar aviones. Lamborghini pronto fue nombrado jefe del taller.

En 1943, después de la Batalla de Rodas, se quedó en la isla ocupada por los alemanes y abrió su primer taller de reparación mecánica. Durante este período conoció a su primera esposa, Clelia. En 1946, regresó a Italia y, aprovechando un programa de incentivos para la recuperación económica, abrió un taller de reparación y construcción de vehículos en el pueblo de Cento.

Mientras estaba en Cento, Lamborghini notó que los agricultores locales luchaban por cultivar sus tierras sin tractores, que no podían pagar. Fue entonces cuando tuvo la idea de construir tractores económicos y fáciles de reparar. En 1948, durante la fiesta del patrón de Cento, Lamborghini presentó su tractor y vendió 11 unidades de inmediato. Con la aprobación de su padre, puso la granja de su familia como garantía para comprar 1,000 motores y comenzó a producir tractores en masa. 

Su primer Lamborghini deportivo, un 350 GTV fue diseñado por Franco Scaglione. El prototipo, producido en cuatro meses, se exhibió en el Auto Show de Turín de 1963. Sus primeros vehículos de producción fueron los 350 GT, seguidos más tarde por el 400 GT. Este apasionante entusiasmo de Lamborghini llevó a sus mecánicos e ingenieros a concebir deportivos cada vez más vanguardistas como el Miura, el Islero, el Espada y el Jarama, asombrando al mundo con cada nuevo modelo.

Debido a que la crisis de la gasolina de la década de 1970 cambió el mercado de los autos de lujo de alto rendimiento, Ferruccio vendió Lamborghini a Chrysler en 1987. En 1994, Chrysler vendió la marca a MegaTech y en 1998, el Grupo Volkswagen compró la marca.

Cuando se trata de lujo, rendimiento y belleza, pocos nombres obtienen tanto respeto como Lamborghini. Con una producción de menos de 8,500 vehículos al año, los Lamborghinis son un espectáculo raro. Emprendedor de corazón, el viaje de Lamborghini comenzó en el taller de la granja de su familia; lo llevó de construir tractores con repuestos de viejos vehículos militares a algunos de los mejores autos deportivos de lujo del mundo. Lo que diferenció a Lamborghini de los demás fue su legado. 

Luis Hernández recomienda

Cuentanos que opinas