Novedades

Así se pinta personalizadamente un Porsche 911

No es fácil, los lotes de pintura deben adaptarse a todas las versionas y ser capaces de generar el mismo color.

Así se pinta personalizadamente un Porsche 911

Fabricar un 911 no es tarea fácil. En total, Porsche requiere de 1,500 personas en cada auto durante su montaje, que dura dos días desde la fabricación del chasis hasta que sale de la planta. Este tiempo contempla si se requiere un alto nivel de personalización, específicamente de la pintura.

Por medio del programa Paint to Sample, que se ofrece a través de Porsche Exclusive Manufaktur, los clientes pueden elegir entre 160 opciones de pintura para la carrocería.

En la planta de Zuffenhausen, donde se ensamblan los modelos 911, 718 y Taycan, un banco de mezcla de colores adicional ha permitido aumentar la capacidad para completar más configuraciones de Paint to Sample sin ralentizar la producción. De esta manera es posible fabricar 20 vehículos por día en vez de cinco, lo que supone 120 unidades por cada semana del calendario laboral.

En detalle

Antes de su ensamblaje en 117 etapas, el chasis del 911 pasa más de un día preparándose en el taller de carrocería y pintura. Uno de los desafíos de pintar vehículos y desarrollar acabados de pintura es conseguir que el resultado sea óptimo en todo tipo de materiales. Y es que, la carrocería de un vehículo consta de varios materiales, entre ellos, acero, aluminio, fibra de carbono o polipropileno. Así, los lotes de pintura deben adaptarse a todos ellos por igual y ser capaces de generar el mismo color.

Antes de entrar al taller de pintura, la carrocería se desengrasa, recibe una capa de fosfato y se somete a un proceso electroquímico utilizado principalmente para la protección contra la corrosión. Durante el recubrimiento, se sumerge en un recipiente, que se llena con pintura de inmersión electroforética y agua desionizada. Para lograr una cobertura óptima, la carrocería se gira sobre su propio eje. A partir de aquí se aplica una imprimación, una capa base y una capa transparente a la carrocería y los paneles, con un color estándar, utilizando aproximadamente cuatro litros de líquido entre las tres etapas.

En el caso de la capa base es la que ofrece el tono solicitado y tiene un grosor de apenas 30 micrómetros. Para hacerse una idea de esta medida, un folio normal mide 100 micrómetros. Respecto a la capa final, es decir, la transparente, es la más gruesa de todas con entre 30 y 50 micrómetros. Una vez aplicadas todas, el siguiente paso es secar la pintura a una temperatura máxima de 200 grados durante más de dos horas y media.

Es importante mencionar que la cantidad de colores ofrecidos está determinada por el número de tanques de almacenamiento y líneas de suministro de pintura dentro de los talleres de las plantas de producción. Por esta razón, desde un punto de vista puramente técnico, no se pueden ofrecer más de 17 colores exteriores de serie para el 911.

Por medio de Paint to Sample están disponibles más de cien colores adicionales predefinidos para el 911 o el 718, que pasan a ser más de cincuenta en el caso de los modelos Taycan, Cayenne, Panamera y Macan. Si un cliente quiere ir un paso más allá, se puede valorar la creación de nuevos tonos mediante el programa Paint to Sample Plus, que permite reproducir casi cualquier tonalidad siempre que se aporte una muestra de color válida.

Actualmente, Paint to Sample Plus está disponible para los vehículos producidos en Zuffenhausen (911, 718 y Taycan) y solo el desarrollo del color tarda cinco meses como mínimo. Paint to Sample Plus ofrece a los clientes la opción de añadir permanentemente un color a la gama de Porsche.

Cada persona que solicite un color nuevo, con el coste adicional de su desarrollo, se considera su creador. El cliente y el color se registran en la base de datos de colores de Porsche y, lo más rápidamente posible, se añade a las opciones del programa Paint to Sample para que otros puedan solicitarlo.

Porsche Paint to Sample Plus

Luis Hernández recomienda

Cuentanos que opinas