Novedades

El Aston Martin DB5 de James Bond desapareció pero lo están por encontrar

El auto original usado en las películas fue robado en Florida en 1997 y desde entonces se desconoce su paradero, hasta ahora.

El Aston Martin DB5 de James Bond desapareció pero lo están por encontrar

Todo parece indicar que los investigadores han resuelto el misterio de lo que sucedió con uno de los autos más icónicos usados ​​en las películas de James Bond: el Aston Martin DB5, que originalmente protagonizó las películas Goldfinger y Thunderball, con Sean Connery encarnando al súper agente británico. Como si tratara parte del guion de una película, el auto avaluado en más de USD 25 millones desapareció sin dejar rastro al ser robado de un hangar del aeropuerto de Boca Raton (Florida) en 1997.

Sin embargo, el misterio del Aston Martin DB5 robado finalmente podría resolverse, ya que los investigadores creen que podría estar en el Medio Oriente.

¿Por qué es tan especial este DB5?

El auto robado fue uno de los cuatro Aston Martin DB5 utilizados para la filmación y el único que estaba equipado con asientos eyectores, ametralladoras, cuchillas para triturar neumáticos y lanzadores de aceite, humo y agua. Tras su desaparición surgieron varias teorías sobre su paradero, incluido el de que fue arrojado al mar o escondido en un calabozo como parte de una estafa de seguros.

No obstante, un testigo alertó a los investigadores después de ver lo que se cree que es el famoso vehículo de 1964 en un entorno privado, alimentando las esperanzas de que eventualmente pueda ser recuperado.

¿Lo van a recuperar?

Christopher Marinello, director ejecutivo de Art Recovery International, que ha rastreado a algunos de los saqueadores más audaces del mundo, ha estado en la misión de localizar a los ladrones durante más de una década. Dubai, Arabia Saudita, Kuwait y Bahrein son áreas de especial interés, pero no puede revelar con precisión dónde se avistó el automóvil ya que podría comprometer su investigación.

Fue en 1986 cuando Anthony Pugliese compró el automóvil por USD 275.000 en una subasta de Sotheby's en Nueva York. Su compañía de seguros le pagó USD 4.2 millones después de que fue robado.

Se cree que los ladrones empujaron el vehículo fuera del hangar de Florida antes de subirlo a un avión de carga que esperaba. Como si de una mismísima película de James Bond se tratase, este auto está lleno de misterio, con ladrones y espías involucrados.

Si un amigo te cuenta que tiene este auto ¿Lo delatarías?

Cuéntanos que opinas