Autos clásicos

Bugatti restaura su primer clásico moderno

La marca francesa inicia su programa de restauración “La Maison Pur Sang” con certificación de autenticidad.

Bugatti restaura su primer clásico moderno

Siguiendo los pasos varios fabricantes de autos de lujo, que tienen sus departamentos de restauración, Bugatti ha hecho lo propio por medio del programa “La Maison Pur Sang”.

Operando en la sede de Bugatti en Molsheim, “La Maison Pur Sang” no solo ofrece a los clientes y coleccionistas una amplia gama de opciones de restauración y reconfiguración, sino que también verifica la autenticidad de los vehículos sin importar el modelo y año.

En sí el manifiesto “Pur Sang”, que significa “pura sangre' fue utilizado por el fundador de la empresa, Ettore Bugatti, para resumir los estándares técnicos, de rendimiento y estéticos más altos posibles de sus creaciones.

Esta unión de velocidad, elegancia, seguridad y comodidad se ha mantenido en todos los modelos de Bugatti a lo largo de las décadas.

Bugatti Proyecto número uno

Para inaugurar este programa “La Maison Pur Sang”, Bugatti decidió restaurar el primer prototipo del Veyron 16.4 Grand Sport, que debutó en 2008 en Pebble Beach, California.

Aunque no se sabe a bien que pasó con este concept después de viajar por el mundo, el hecho es que fue vendido, ya que, en 2020, Bugatti compró el auto de demostración reconocido por la pintura blanca plateada metalizada con un interior de cuero café.

A pesar de no tener ni 15 años de antigüedad, Bugatti decidió darle un tratamiento de belleza comleto para lograr la misma apariencia del día su primera aparición pública.

Bugatti y un segundo debut

Durante el proyecto -que demoró cuatro meses- los técnicos trabajaron en sacar, preparar, volver a poner y pintar los paneles de la carrocería.

En el interior, la cabina fue completamente renovada, con nuevos adornos de cuero y una renovación de todo el tapizado y elementos de aluminio. También se instaló una nueva consola central para que coincida con la de la configuración original del automóvil.

Protegiendo la integridad y elevando el valor 

Hacer que Bugatti confirme la validez de un automóvil y le otorgue una codiciada certificación de autenticidad 'La Maison Pur Sang' no solo brinda tranquilidad a los propietarios y coleccionistas, sino que también puede mejorar significativamente el valor de los hiperdeportivos altamente exclusivos de Bugatti.

Como un Bugatti está muy lejos de nosotros, ¿qué auto de los que podés comprar en Argentina en los últimos 20 años llevarías a restaurar y certificar de fábrica? Compartí el por qué abajo en los comentarios

Cuéntanos que opinas