Industria

Problemas en Reino Unido: Jaguar Land Rover suspende a todos sus empleados

El Brexit y la caída de las ventas llevaron a la empresa a adelantar una semana las vacaciones de semana santa.

Problemas en Reino Unido: Jaguar Land Rover suspende a todos sus empleados

Jaguar Land Rover "adelantó las vacaciones" de 18.500 empleados de sus cuatro fábricas del Reino Unido, como consecuencia de la caída de las ventas registradas por la compañía en Europa y China por la incertidumbre generada por el Brexit. Poresto, las plantas de Castle Bromwich, Solihull y Wolverhampton en West Midlands, y Halewood en Merseyside, Reino Unido detendrán sus operaciones entre el 6 y el 22 de abril.

Según han informado desde la compañía, esta pausa fue acordada con el personal desde el mes de enero de 2019, con el objetivo de estar preparados ante la posible interrupción del Brexit.

BMW también ha tomado acciones y decidió adelantar el mantenimiento anual de la planta en donde fabrica MINI, para realizarla en abril advirtiendo a los medios de comunicación que de presentarse la invalidación del Brexit, el grupo se vería obligado a dejar de fabricar autos Mini en la planta de Cowley, ubicada cerca de Oxford.

La decisión de estos cierres planeados por Jaguar Land Rover, se reforzó cuando el fabricante de autos, propiedad del conglomerado indio Tata, conoció los resultados corporativos del año fiscal 2018, donde se revela que vendió 578.915 vehículos en todo el mundo, hasta marzo, cifra inferior en 5,8% con respecto a las del año anterior.

Los resultados de marzo fueron los más alarmantes, ya que durante el mes las ventas cayeron 8,2%, afectadas por la caída de 11,4% que presentó Land Rover, mientras que Jaguar registró una caída del 0,2%.

Estos retrocesos, son adjudicados por la marca a la menor demanda que presentaron sus vehículos en China, debido a que su economía se ha desacelerado significativamente. Con lo cual, las ventas de Jaguar Land Rover cayeron un 34% en China, mientras que las ventas en Europa bajaron 4,5% debido a la incertidumbre sobre el futuro de los vehículos gasoleros, y el impacto de la nueva legislación sobre emisiones.

 

¿Qué opinas? Cuéntanos