Audi A1 Sportback S Line a prueba
29/12/2012 Reportes de Manejo

Audi A1 Sportback S Line a prueba

Apenas se acaba de presentar en Argentina y en Autocosmos ya lo probamos.

 

Audi no se duerme en sus laureles, pese a tener uno de los abanicos de producto más variados, sigue y sigue ofreciendo opciones y versiones pensadas para todo tipo de clientes. El caso del A1 Sportback es un claro ejemplo de ello, un compacto de menos de cuatro metros con un enfoque más familiar que su hermano de tres puertas. Mientras aquí se acaba de presentar, en Europa ya se perfila como uno de los más vendidos de la marca.

Bajo el capot del A1 Sportback encontramos el multipremiado y ya muy famoso motor de cuatro cilindros 1.4L TFSi, el mismo que portan las versiones A1 S Line de tres puertas, con doble asistencia de inducción (Compresor y Turbo) que logra 185 caballos a 6.200 vueltas y un torque de casi 250 Nm a 4.500 vueltas. Además, es sumamente eficiente acoplado a una transmisión S Tronic de doble embrague y siete velocidades.

El desempeño es muy bueno y el consumo de combustible es realmente contenido, si es que no se abusa mucho del pedal y de la opción “sport de manejo”. En condiciones ideales desarrolla el 0 a 100 km/h en siete segundos y el rendimiento de combustible combinado puede llegar a los 18.89 Km/l.

Las dimensiones podrían pensarse mayores a las de su hermano de tres puertas, pero no es así, solamente creció pocos milímetros con relación a dicho modelo. El largo es 6 mm más ancho, 4 mm más alto y solo pesa 25 kg más que el A1 de tres puertas.

Sin lugar a dudas, otro de los rubros en los que Audi ha hecho muy bien su tarea es en la calidad de los interiores, la selección de materiales y la combinación de los mismos. El conductor encuentra esa sensación Premium en todos lados.

En cuidad, el A1 Sportback se comporta muy bien y gracias a la doble asistencia siempre tiene “cuerda” para salir adelante de cualquier situación, sin el desagradable turbolag que presentan otros modelos turbo. En velocidad, es comunicativo y muy estable. El escalonamiento de la caja hace que siempre haya torque disponible.

El A1 Sportback no es el más rápido del camino, la velocidad tope es un poco superior a los 220 km/h, pero lo hace de manera tan efectiva que el conductor lo único que quiere es ir lo más rápido que se pueda.

 

Gracias a esta súper producción propia que reunimos en el Especial de lo Mejor de 2012, podemos asumir el Compromiso Autocosmos: te vamos a entregar la prueba en pista de un deportivo excepcional por día hasta fin de año.

Mañana te espera el  nuevo Dodge Dart, el primer sedán norteamericano creado con FIAT desde la unión del grupo italiano con Chrysler,  ¿te lo vas a perder?

¿Qué opinas? Cuéntanos