Test drive

Porsche Boxster S , manejamos la nueva generación en la pista

A los caballos de fuerza, hay que saber ponerlos en el piso ¡El biplaza alemán que ves aquí sabe como hacerlo!.

Porsche Boxster S , manejamos la nueva generación en la pista

 

Hace algunos meses tuvimos la oportunidad de ser el primer medio de américa latina en ponerle las manos encima al Porsche Boxter S de nueva generación (981) que se presentó en el Salón de Ginebra del 2012. Ahora lo llevamos al límite en una pista, en donde salen a relucir las virtudes y, por qué no decirlo, las desventajas del auto probado.

Como mera referencia, hemos de comentar que el Boxster sitúa los componentes mecánicos en posición central trasera, justo en la espalda del conductor y su acompañante, el motor es evidentemente con arquitectura “Boxer” de seis cilindros y su desplazamiento es de 3.4 litros (3.436cc), fabricado en aluminio que entrega una potencia de 315 CV a 6.700 rpm y ofrece un torque de 360 Nm disponibles a las 4.500 rpm. El motor está acoplado a una transmisión de siete cambios PDK (Porsche Doppelkupplung) de doble embrague de rápido accionamiento, al grado que es mucho más rápida que una transmisión manual.

Sabemos de antemano que 315 caballos de poder no suenan mucho, más aún si lo comparamos con los vehículos que desfilaron por nuestro especial, léase Mustang Shelby de más de 650 CV, Audi RS5 de 420 o el Chevrolet Camaro LZ1 de 580 equinos. Insistimos, si bien 315 caballos es una potencia “digna” hablando de un Porsche, a la gente le parece poco, y mucho más cuando hablamos de autos como los descritos anteriormente.

Lo interesante del Boxster S es la nobleza de manejo, gracias a la mecánica en posición central en una parte, pero mucho más a la puesta a punto y afinación de la suspensión, que aunada a los nuevos implementos electrónicos como el PTV (Porsche Torque Vectoring Differential) o el Sport Chrono, que incluye sistemas que funcionan al unísono y en concordancia con el Launch Control y le permiten el arranque desde cero con precisión y sin pérdidas de poder por derrape. El Launch Control se activa en el modo de conducción Sport Plus, que es una de las tres puestas a punto que ofrece el Boxter S, los otros dos son Confort y Sport.

Puesto en Sport Plus, nuestro Boxster S hace competa desconexión del control de tracción en pro de un manejo deportivo. Aquí es donde nos damos cuenta que los 315 caballos son más que suficientes. El Boxster S se deja manejar al límite en casi todas las curvas, con la salvedad que si decide sacar la cola en la zona más demandante del giro, el trompo está garantizado y ni Michael Schumacher logrará regresarlo a su trayectoria ideal. Pero para que el Boxster S tenga esa tendencia hay que llegar demasiado pasado a la curva o hacer algo descabellado en ella.

Los número de nuestro biplaza rojo son muy halagadores, aceleración de 0 a 100 km/h en 4.8 segundos, 0 a 160 km/h en 10.7 segundos. La velocidad terminal es de 277 km/h. En pocas palabras, si bien no tiene la caballería de varios de los modelos probados durante este Especial de Lo mejor de 2012, tanto los números como su capacidad de manejo lo colocan entre los mejores autos llevados a la pista en exclusiva por Autocosmos.

 

Gracias a esta súper producción propia que reunimos en el Especial de lo Mejor de 2012, podemos asumir el Compromiso Autocosmos: te vamos a entregar la prueba en pista de un deportivo excepcional por día hasta fin de año.

Mañana te espera el  Volvo S60 R-Design,  ¿te lo vas a perder?

Alejandro Konstantonis / Fotos: Héctor Mañón recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos