Volkswagen Touareg Hybrid
22/12/2012 Reportes de Manejo

Volkswagen Touareg Hybrid

Sus V6 de 3.6L y su motor eléctrico suman 380 eco-caballos que también se disfrutan en la pista.

 

En este lote de vehículos que se destacan por el tronar de su escape, el Touareg marca la diferencia, ya que se pone en movimiento en total silencio. Equipada con un V6 TSI (compresor e inyección directa) de 3.6 litros y un rotor eléctrico de 47 CV, aprovecha el segundo para emprender la marcha.

Su configuración con un gran motor de combustión, que entrega 333 CV, no es tremendamente ecológica y apunta a extraer buenas performances, pero minimizando el consumo de nafta. Por eso decidimos incluir al Touareg Hybrid, después de todo, en Lo Mejor del 2012 no podía faltar un modelo cuya performance no  se basara en beber nafta con la misma velocidad que un alemán toma cerveza en el Ocktoberfest.

Según algunos medios puede alcanzar los 50 km/h sin que el V6 salga de su sueño, pero en este caso apenas pude pasar los 20 km/h en modo puramente eléctrico, seguramente animado por la recta del circuito que le ordenaba a mi pie derecho hundirse contra la alfombra.

El Touareg también es el único SUV del grupo de deportivos reunidos para este Especial. La diferencia con las coupés, los cabrios y los hatchbacks picantes, está inicialmente en la altura en la que se sienta el conductor. Teniendo en cuenta esto, hay que destacar la agilidad del Touareg Hybrid, apoyado en su suspensión neumática que -en modo Sport- no solo se endurece, también reduce el despeje.

La entrega de torque del motor eléctrico es tan lineal y los 8 cambios de la caja automática tan cerrados, que en la recta este Touareg no se siente explosivo. Esto no quiere decir que sea lento, todo lo contrario, acelera fuerte, no en vano la potencia combinada de sus dos plantas motrices asciende a 380 CV. A la hora de frenar lo hace bien, en línea recta y hundiendo poco la trompa, pese a pararnos sobre el freno a 150 km/h aproximadamente.

En las curvas cerradas del circuito la tendencia es subvirante y el ESP entra en acción de manera levemente restrictiva. Si bien no logramos que sacara la cola sobre asfalto (en tierra si, y fue muy divertido) el reparto de potencia busca mitigar la ida de trompa y redondear el giro.

En el aspecto ecológico, simplemente diremos que luego de un par de vueltas en el circuito, el Touareg había usado más de su batería de lo que había recargado. Obviamente en un uso mucho más civilizado que el nuestro, el resultado será mucho mejor.

 

Gracias a esta súper producción propia que reunimos en el Especial de lo Mejor de 2012, podemos asumir el Compromiso Autocosmos: te vamos a entregar la prueba en pista de un deportivo excepcional por día hasta fin de año.

Mañana te espera el Mercedes-Benz A250, la nueva generación dol compacto alemán que ahora ataca al mundo de los hatchbacks deportivos ¿te lo vas a perder?

¿Qué opinas? Cuéntanos